Cuando se pierde a un ser querido, la vida jamás vuelve a ser igual

Ojalá nada hubiera pasado y ahora pudiera seguir escuchando el sonido de tu risa, ojalá pudiera volver a abrazarte.

Ojalá pudiera decirte que todo está bien, pero lo cierto es que desde que te fuiste nada es igual. Ojalá estuvieras aquí.

Comparte si te ha Gustado: